Porque nos identificamos más con el problema que con la solución